"Caelum non animum mutant qui trans mare currunt"

27 de agosto de 2010

▪ Random Thinking about Oneself



PENSAMIENTOS AL AZAR: De la esencia del calabozo


Los calabozos de aire te atrapan para liberarte. Son perversos. Atrapan tu cuerpo y liberan tu mente. Leés y leés y te atan físicamente y, a cambio de eso, te desatan el espíritu. Y leés y crecés y ascendés. Pero no salís de la prisión. Jamás.

[…]

Y no se asombren si mis textos cambian y un día buscan algo que escribí hace mucho y ya no está o está cambiado y en vez de hablar del otoño habla del verano o en vez de hacerte reír te hace pensar. Porque ya lo decía Borges: todos los textos son borradores y el concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio.

[…]

Leeme mientras llueve. Leeme tomando mate. Leeme en voz baja. Leeme cuando no tengas nada que hacer. Leeme en piyama. Leeme antes o después de ver una peli. Leeme a oscuras. Leeme sin miedo. Leeme con ganas. Leeme antes de acostarte. Leeme de a poco. Leeme mientras el cielo se oscurece. Leeme mientras truena. Leeme cada tanto. Leeme a escondidas. Leeme como quieras.

[…]

Es un calabozo, sí, una prisión de la que no hay salida. No obstante, no tiene límites. Lo sé, un calabozo sin límites es un oxímoron. Pero no tiene límite porque es de aire. Y el aire es un gas. Y los gases se expanden con facilidad; tienden a ocupar todo el volumen del recipiente en el que se encuentran. Así es la literatura. Así es este calabozo. ¿Hasta donde llega? Hasta donde vos quieras y no quieras que llegue (y un poquito más allá también).

[…]

Por si alguien aún malinterpreta la esencia del calabozo, cabe aclarar que el aire se renueva. Las ventanas están abiertas. No tendría sentido ni sería saludable respirar un aire viciado. El calabozo es aire fresco, nuevo, vitalizante. La puerta está cerrada, sí, pero las ventanas están abiertas. De par en par.

(2010)





12 comentarios:

simple y complicado... dijo...

Ya que tanto lo pedís, te leo!
Me gustó mucho este post! :)

Kristel dijo...

a mí me encanta este calabozo de aire, lo sabes, me encanta rodar por él y llenarme por dentro...
en vez de pedirnos que te leamos, soy yo la que te pide a ti que no dejes de escribir

YESS dijo...

Me gusta este calabozo, siempre me gustó. Aveces te leo en pijamas, otras a oscuras. Te leo cuando llueve... pero siempre leo lo que escribís.


Sos muy bueno, espero que no dejes de escribir nunca :)

Edgardo G. dijo...

¡Muchas gracias por los comentarios! En realidad, este calabozo no pide que lo lean. Lo que pide es que, si eligen leerlo, tengan la libertad de hacerlo de la forma que quieran, como más les guste :)

palabrasdoradas dijo...

Es una condena que vale la pena cumplir...
Hace un par de meses ya que te leo con frecuencia, pero sin materializar mis opiniones. Esta entrada, en especial, me encanta. Quizás sea porque me identifico, porque alguna vez he caído presa de algún calabozo de aire. Quizás porque en este momento tengo ganas de sumergirme entre esas paredes ilusorias, entrar de nuevo en ese mundo...
Es increíble la capacidad que tenés para pintarnos otro mundos a tus lectores. Gracias.

Anne :)

mori dijo...

y porque no leerte con mi taza de cafe en mano, y que giren tus palabras en este calabozo de aire?? me gusta este blog! muy lindo!

saltar del tren dijo...

Te leo, como puedo, donde puedo, tratando de descifrarte, de sentirte...te leo de a poquito como deshojando tus textos.
besos

AntWaters dijo...

La libertad es una cosa bastante extraña; mirando lo que hace la gente que dice ser libre, creo que casi mejor estar preso, tener un buen amo :)

Hummmm, hay una canción, ¿acaso no la hay siempre? Dice: "nos hizo daño tanta libertad como ninguna".

bsos de vuelta al tajo y sin quejarme ;)

ian dijo...

Parafraseando a Mirtha Legrand:
el público se renueva. Y ello renueva el sentido del texto.

Miqui Brightside dijo...

parecía que no, pero sí, sigo vivo
y me toca ponerme al día de lo que has escrito!
:)

ian dijo...

(respuesta)
En realidad, no. Perdón. No es que me amargué y no quiero que me comenten. Sino que no tengo ni tendré tiempo para devolver los comentarios. Es una forma de evitar comprometerme.
Otra cosa: voy a cerrar el blog Nefelibata. Los post de ahí seguramente los iré reposteando en Noobstantesemueve. Nada se pierde, todo se traslada.

Un abrazo fuerte.

Ais. dijo...

Calabozo de aire... me encantó el concepto. Es totalmente cierto, las palabras son aire, nos atrapan y a su vez nos liberan.

Te leo, te leo con la tormenta, te leo a la mañana en el trabajo con el té y las galletas... Muy lindo blog.

Un saludo,
Ais.